vistaalmar
Algunas personas se han acercado diciéndome que no debería subir fotos a mis redes sociales del lugar donde vivo ahora. De alguna manera diciendo que la vida de alguien que esta sirviendo a Dios en algún lado del mundo debería causar lastima por las condiciones en las que vive, no lo contrario.

Para mi esposa y yo, el haber llegado hasta este lugar ha sido una aventura de fe, de emoción, y de mucha, mucha paciencia… A menudo es difícil compartir con otros los procesos, pues es difícil comprenderlos para quien escucha. Normalmente se espera que se compartan los éxitos, las historias de hazañas y de grandes logros. Sin embargo, se emiten los procesos. Los procesos nunca cuentan el final, dejan al oyente a medias y no terminan con una historia feliz, pues la historia aún está en desarrollo.

Read more →

Manos
El proceso de esperar, esperar y tener que esperar más te volverá a encontrar en algún otro momento en la vida. Aún cuando al momento hayas encontrado algún atajo y logres de cierta manera acortar ese difícil tiempo de espera, puedo asegurarte que volverás a estar ahí en un futuro no importa qué hagas para evitarlo.

Podemos platicar con todo ese lenguaje que pretende hacernos ver bien delante de otros y comentar ‘cuanto estamos aprendiendo´, ‘la paciencia que estamos desarrollando´, ‘como es parte de la vida el saber esperar´, etc. Pero solamente tú sabes la ansiedad que corre por tus venas al seguir ahí, sin ver nada, mientras los días siguen pasando.

Read more →

PuertoRico
Estos dos años años anteriores nos aventuramos a viajar a un país del que no sabíamos mucho, o nada. Al terminar el primer año al cual nos habíamos comprometido, terminamos amando tanto a Taiwán y su gente que regresamos por segundo año.

Hicimos grandes amigos, en las canchas de basquetbol jugando con varios equipos en ligas amateur y las cascarita de todos los días, al Cristina caminar por las mañanas en la pequeña ciudad donde vivimos al sur de la isla y conocer tanta gente probando desayunos muy peculiares de este país junto a ellos, al responder las preguntas frecuentes de los Taiwaneses que nos veían extranjeros, diferentes a ellos, y asombrados se sorprendían de nuestro deseo de invertir nuestra vida como familia en su preciosa isla, no decidiendo vivir en la capital, Taipei, sino al sur donde difícilmente alguien encontraría un extranjero.

Read more →