relaciones

Milagros Ordinarios

Quizás la vida cerca de la playa es normal u ordinario para muchos. Para mí fue algo increíble cuando visité una por primera vez. Probablemente viajar en avión es algo normal para algunos adolescentes, pero yo hasta los 21 años de edad me subí a uno.

A menudo lo que es ordinario para algunos es increíble para otros. Quería usar la palabra extraordinario, pero no quiero escucharme exagerado, pues el punto que quiero expresar es la idea que Dios esta interesado en aquellas cosas por las que suspiramos, aquellas por las que quizás nunca oramos, o no creemos que será la gran cosa. Pero para Dios lo es.

Tenemos permiso para anhelar cosas superficiales, conocer otros lugares, reír a carcajadas y llenar nuestro paladar con sabores nuevos. Tenemos un Dios de amor que nos creo con esos anhelos para suplirlos, para disfrutar la tierra que nos dio.

Y es que Dios se involucra en lo trágico y difícil de nuestras vidas, así como lo cotidiano y sencillo. Para constantemente mostrarnos que Él es, quien necesitamos, en cada momento.

Pues si ustedes, aun siendo malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más su Padre que está en el cielo dará cosas buenas a los que le pidan!

Mateo 7:11 (NVI)

Un amigo ponía atención en aquella frase en el libro de los Salmos donde David huyendo le canta a Dios melancólicamente una verdad increíble: Mis huidas tú has contado; Pon mis lágrimas en tu redoma; ¿No están ellas en tu libro? (Salmos 56:8)

Cada lagrima… en su libro… contadas… enumeradas una por una. La atención que Dios da a aquello por lo que pasamos es evidencia de su fascinante amor por ti, por mí.

¿Cuáles son tus suspiros constantes? ¿Qué es aquello por lo que no has orado porque piensas “no es tan importante”? ¿Qué si hemos pasado de largo a Dios por no prestar atención a lo cotidiano… a lo ordinario?


Leave a Reply