Aliento

Y tú ¿por qué haces lo que haces?

¿Y tú por qué haces lo que haces?

¿Qué si nadie aplaudiera, criticara o se diera siquiera cuenta que lo que haces tiene o no éxito?

¿Cuánto peso tiene la opinión de los demás en tus decisiones diarias? en el detalle o creatividad que le agregas a cada cosa.

Si vives para la aceptación de la gente, morirás con su desprecio. –LecraeClick To Tweet

Recuerdas cuando niño llegabas a lograr algo y al voltear nadie lo había notado. La siguiente vez que lo intentabas, no salía igual.

Amamos ser aceptados, valorados y aplaudidos. Pero… ¿cuánto de eso determina lo que hacemos o dejamos de hacer? ¿cuánto de eso impulsa o desanima? ¿Cuánta validación realmente necesitamos de otros para ser?

Siempre habrá críticos, gente que opine mal de ti. La verdad, frecuentemente cuando los hay es que algo estas haciendo bien. Sin embargo, lo que hacemos nunca debe ser impulsado por lo que otros digan, sino por el propósito por el cual fuiste creado. Para descubrir y develar el don que Dios ha puesto en ti a un mundo que tiene hambre de autenticidad.

Lo que el mundo necesita es lo que llevas dentro. Lo que Dios puso en ti cuando te creó. No lo que otros opinan tú deberías ser.Click To Tweet

Tu validación debe proceder de un lugar mucho más grande que tu mismo. Debe venir de estar cumpliendo aquello a lo que fuiste llamado a ser. Sea o no que los demás aplaudan o no.

Aún no es demasiado tarde para evaluar tu camino. Preguntarte a ti mismo en completa honestidad si estas yendo a este lugar por el peso que sientes de las opiniones de los demás o por qué Dios te diseño para que fueras allá.

Hay tiempo. Se honesto contigo mismo. No consientas.


Leave a Reply