Menu
Aliento / Prueba / relaciones

Cómo responder a tus críticos.

Es imposible complacer a todo mundo ¿verdad?. Aún cuando decidas mantenerte en paz con todos, en el momento que comiences a lograr algo significativo o confrontes a alguien en su mal obrar obtendrás crítica y oposición, es parte de la vida.

La murmuración de parte de quienes viven descontentos o distraídos de su propósito se levanta como una ola gigante en tu contra. Esto es parte del entrenamiento diseñado por Dios para profundizar el mensaje de nuestra vida. No para desalentarnos, sino para recordarnos a lo que hemos sido llamados: dar un mensaje de luz en medio de la oscuridad. Defender lo que es justo y no quedarnos callados.

“Algo de oposición es de gran ayuda para el hombre. Las cometas suben en contra, no a favor del viento.” —John Neal

Sea que tus críticos estén molestos por tus estándares y metas o se sienten culpables de vivir muy por debajo de lo que ellos mismos deberían estar haciendo, no debes molestarte u incomodarte por su reacción. Sino recordar que esto mismo es señal que estas alcanzando algo relevante. Sin embargo, no se sigue adelante por lo que los demás piensen o para callar a quienes critican lo que haces pues entonces estarás viviendo controlado por lo que ellos piensen de ti y llegaras a ser fuertemente desalentado por su rechazo. Para nada, sino que avanzas por lo que sabes Dios te ha llamado a ser, ahora, ahí, con lo que tienes a la mano.

Esto es parte central de lo que me motivó a escribir mi libro “Más que Saliva” pues en medio de una generación que apunta tan fácilmente con el dedo a través de las redes sociales o por mensajes privados esparciendo murmuración y chisme uno debe centrarse en quién es, y avanzar a pesar de lo que otros piensen o digan. No solo con palabras sino con un estilo de vida que representa lo que crees.

Por lo tanto no contiendas con quienes buscan cualquier excusa para señalarte, sino responde de la manera correcta.

  1. Ora por tus críticos. Bendícelos, déjalos en manos de Dios y Él se encargará. Al orar por ellos neutralizas el veneno de sus acusaciones falsas y desarrollas una compasión genuina por ellos. (Romanos 12:14)
  2. Sacude la tierra de tus pies y aléjate por un tiempo de ellos. Esto solo cuando previamente has intentado conversar con ellos abierto a sus opiniones. Muchas veces lidiaras con información incompleta que ellos tienen de ti, lo que ha distorsionado su manera de verte y juzgarte. Asegúrate que eso no es verdad, y si lo es, humíllate y pide perdón sin dar excusas. (Mateo 10:14)
  3. Se manso y humilde con tus críticos, no menso, manso, que es aquella persona que aún cuando desea responder, pelear o vengarse por las mentiras que sus críticos han inventado decide descansar en Dios, poner sus fuerzas bajo el control de quien sabe los días de ellos. Es ahí que a pesar de la constante oposición tú puedes caminar en paz. (Mateo 11:29)

Aún el Maestro, quien caminaba con un semblante de paz, sirviendo, sanando, hablando palabras de vida a otros era constantemente criticado, lo tacharon aún de hijo del diablo, a pesar de ello siguió siendo luz, cumpliendo su llamado.

Es sumamente triste darte cuenta que tus mayores críticos son las personas en las que invertiste gran parte de tu vida. Su constante murmuración y acusación falsa es difícil de procesar, así como lo que dijera el salmista:

“Aun mi íntimo amigo en quien yo confiaba, el que de mi pan comía, contra mi ha levantado su calcañar”. (Salmos 41:9)

No somos responsables en la manera que otros reaccionan ante nosotros, pero si la manera en que respondemos a su agresión, crítica o murmuración. Dios pudiera evitar que esto sucediera, que doliera, pero entonces perderíamos todas las bendiciones y crecimiento que viene con esto. Demos la bienvenida a esto respondiendo de manera correcta.

About Author

Autor del libro y host del Podcast “Más que Saliva". Por 15 años Gerardo ha dedicado su vida a introducir adolescentes a Jesús y ayudarlos a crecer en su fe en México, Rumania, Taiwán y ahora en Puerto Rico sirviendo con la organización global 'Young Life'. Gerardo esta casado con Cristina, y tienen tres hijos, Sawyer, Madison y Elliot de 9 meses. Mexicano de nacimiento, misionero de corazón, siempre buscando lugares de buenos tacos!

No Comments

    Leave a Reply