relaciones

Un Chihuahua cruzando una avenida llena de autos

¿Has visto correr fuera a un perrito que vive dentro de un apartamento pequeño y ha estado encerrado todo el día? Me tocó verlo escaparse y justo detrás su dueña persiguiéndolo, dando gritos y cruzando una avenida muy concurrida en el centro de esta ciudad. Ella no vio sí venían autos, solo cruzó corriendo en sandalias para “rescatar” a su mascota.

No culpo a este chihuahua. Estar dentro de un lugar pequeño todo el día, lo único que yo quisiera hacer sería sentirme libre por algunos segundos fuera de allí.

En 14 años trabajando con adolescentes los he visto hacer exactamente lo mismo. Tratar de escapar fuera, corriendo hacía tantas cosas para liberarse de circunstancias asfixiantes dentro de su hogar.

Y al escapar, siquiera por algunas horas, no observas si estas cruzando avenidas peligrosas que pudieran matarte, solo sabes que eres libre, al menos por un momento.

Ellos anhelan siquiera un poco de oxigeno, un poco de libertad, un poco de independencia…

Allí, bajo estas circunstancias, tratas de aprovechar esos segundos afuera, pues sabes, tendrás que regresar a casa eventualmente.

El perro ovejero

Por otro lado esta el perro ovejero. Aquel que vive en la granja y nunca esta amarrado. Lo veras a menudo a la puerta de la casa, cerca de su dueño. Esto, aún cuando tiene todo el campo para salir a correr, escapar y disfrutar de su libertad.

Es libre. Lo sabe. Prefiere estar cerca de su amo.

Creo que Dios es ese tipo de Padre para nosotros. Nos ha dado la habilidad de elegir, somos libres de pensar y hacer lo que queramos, tenemos un campo enorme de posibilidades para vivir la vida junto a Él o lejos de Él.

Es quizás la confianza conferida en amor la que invita a un hijo, a una hija a tomar decisiones correctas. Es cuando su padre le concede esa libertad respetando su autonomía y recordándole que se cree en él, en ella.

No es una frase de un momento. Sino una relación que se va construyendo. Una confianza que se va dando. Una autoridad conferida. Donde ella o él pudieran escapar en cualquier momento, pero no lo hacen, pues prefieren habitar cerca de aquellos que en amor, libertad sabía confirieron.


Leave a Reply