Redes Sociales

Echad las redes, pero sin quedar atrapado

Kanye West, el controversial cantante y productor musical comienza una de sus canciones diciendo…

“Mi amigo me mostró fotos de sus hijos, lo único que pude yo mostrarle fue fotos de mis casas. Él me dijo que su niña obtuvo una nueva tarjeta de calificaciones, y lo único de lo que yo pude hablarle fue de mi auto deportivo nuevo, oh.”

Las comparaciones entre lo significativo y lo temporal se mezclan en Facebook y Twitter todos los días. Diariamente observamos lo que cada uno de nuestros conocidos valoran por medio de sus publicaciones, sus fotos y comentarios en las redes sociales, todo eso que vemos influye lo que pensamos, así como nuestras decisiones diarias sea que nos demos o no cuenta de ello.

No siempre escogeríamos escuchar las ideas de gente pesimista o con valores de vida tan opuestos a los nuestros; quizás nunca elegiríamos pasar tiempo yendo a los lugares que ellos frecuentan y viendo lo que ellos consideran entretenido, sin embargo lo hacemos a menudo al abrir las redes sociales. Como si de alguna manera nos sentáramos escuchar sus opiniones y argumentos sin la oportunidad de apelar lo contrario realmente.

Nuestro sistema de valores deberá pues estar basado en algo más sólido que experiencias personales para contrarrestar estas ideas. Deberá ser fundado en la manera de pensar de Dios y su Palabra. Fundados en su carácter y principios de vida.

¡Cuán bienaventurado es el hombre que no anda en el consejo de los impíos, ni se detiene en el camino de los pecadores, ni se sienta en la silla de los escarnecedores, sino que en la ley del Señor está su deleite, y en su ley medita de día y de noche! –Salmos 1:1-2 (BLA)

¿Cómo entonces en la era de la comunicación tecnológica podemos ser luz a la misma vez que guardamos nuestro corazón? Alejarnos de estas multitudes que nos “siguen”, las que nos observan, y decidir no involucrarnos podría ser alejarnos del mismo lugar a donde Dios nos ha llamado a alumbrar.

Sin embargo, ¿cómo reaccionar cuando te agregan a grupos de WhatsApp donde las conversaciones e imágenes que se comparten no pueden pasarse por alto? ¿qué haces cuando los comentarios que se publican en Facebook no te suman, sino todo lo contrario. ¿Cómo ser luz y sal de maneras prácticas? Te sugiero 5 maneras.

  1. Deja de seguir: En Facebook no tienes que eliminar a tu conocido de tu lista de amigos para evitar ver sus publicaciones, puedes solo darle click en “Dejar de Seguir”.
  2. Cuando alguien comenta algo negativo o fuera de contexto recuerda que la “blanda respuesta calma la ira” y hay cosas que se deben atender en privado.
  3. Abandona grupos de mensajes instantáneos que no te suman.
  4. Recuerda que la mejor foto para compartir en Instagram es la de una vida genuina.
  5. Si tus hijos, quienes crecen ahora en la era digital buscarán tus redes sociales para recordarte, ¿qué tipo de persona verían?

Leave a Reply