Aliento, Amor, Dificultad, divorcio, Hombres, Matrimonio, Mujeres, Noviazgo, Prueba, relaciones

Ella impredecible

Cuando las cosas se ponen difíciles tú no te alejas, peleas. Para esto fuimos creados hombres, para no darnos por vencidos, para entender realmente cuál era el corazón del asunto y seguir abriendo camino.

Ella, en sus emociones, no buscará razones, la lógica o tus motivaciones, buscará tu fidelidad, tu abrazo incondicional. Sea que todo vaya bien, o cuando ella misma no te lo pueda siquiera explicar.

Las cosas no siempre estarán a tu favor, a veces estarán completamente en contra. No habrá sonrisas, besos, tampoco conversaciones tontas, sino gestos molestos, malas caras y conversaciones rotas. De cierta manera ella se pregunta en su corazón… ¿aún así me amarás, aunque sea impredecible, emocionalmente variante y algunas veces no quiera abrazos, sino sólo tu presencia y nada más?

Por eso es tan importante conocerla bien antes de despertar su amor, antes de acercarte y mirarla a los ojos cautivando su corazón. Es imperativo que primero la veas de lejos, contemplando su carácter, olvidando su belleza. Viendo quién es ella, y si Dios te llamo a ser quien este siempre junto a esa doncella.

Pues una vez allí, no debes dar vuelta atrás. Ella necesitará tu fortaleza, tu iniciativa, para derrumbar castillos, dragones, emprender la huida a un mejor lugar. Esto no es acerca de su respuesta, no te equivoques más. Es acerca de tu llamado para estar con ella, y allí jamás dejarla de conquistar.

Guardar su corazón en su quebrantamiento emocional y sus desvelos. Enfrentar sus peleas, hablarle verdad en sus miedos. Porque para esto nos ha creado Dios hombres. Para ser lideres y no zombies. Para no buscar entenderla, sino solamente amarla. Pues te aseguro, que después de esa batalla, tendrás a tu lado a la más ferviente de todas las amadas.


Leave a Reply