¡Pide un deseo!

La atención que le da a lo más grande, así como a lo más pequeño, lo que constantemente hace y que hemos olvidado observar por vivir tan de prisa.